domingo, junio 19, 2005

Renuncie mi General !!!

En declaraciones a EXPRESO el general Roberto Chiabra tuvo la valentía de decir una verdad más grande que la catedral de Lima. Señaló que los recortes en el presupuesto destinado a mantener el armamento militar, unidos a las injusticias cometidas contra miembros de las Fuerzas Armadas, han conspirado contra la moral de los institutos castrenses.
La respuesta del presidente Toledo no se hizo esperar. Insultó al general Chiabra y lo calificó de infidente. ¿Infidente el general Chiabra? ¿Acaso el ministro reveló algún secreto militar? ¿Alguna conversación reservada entre los altos mandos? ¿Alguna decisión adoptada en el Consejo de Ministros? ¿Quizás una confidencia personal del propio Presidente?
No. Ninguna de las anteriores. El general Chiabra se limitó a graficar algo que es por todos conocido: el deplorable estado en el que se encuentra nuestro Ejército, Fuerza Aérea y Marina. Se trata de una situación que, de por sí, da para el llanto pero que, comparada con los arrestos militaristas de Chile y sus multimillonarias adquisiciones, justifican largamente las declaraciones del representante político del sector Defensa. O sea, la de su ministro, el general Chiabra.
En los dos últimos años nada menos que seis aeronaves de las Fuerzas Armadas y Policía se han precipitado a tierra por falta de mantenimiento. En su momento, algunos sectores reclamaban que el avión presidencial debía ser vendido debido a su exagerada onerosidad. Toledo arguyó que era imprescindible conservarlo pues no se debía poner en peligro la vida del Presidente de la República en sus viajes al interior del país. No era seguro para él realizar viajes largos en otro tipo de aeronaves. ¿O sea que la vida del Presidente es más preciada que la del resto de los peruanos? ¿Quiere decir que la vida de los pilotos, militares y policías sí puede ser puesta en la picota, en el filo de la navaja, todos los días?
Merced a argumentaciones tan deleznables como ésta, en los dos últimos años 20 personas han perdido la vida. Ello sin contar los 10 desaparecidos del helicóptero caído el jueves último. Esta es información pública. Pero además de pública, es información indignante.
¿Faltó a su deber el general Chiabra al expresar, de manera muy diplomática, la natural y comprensible indignación de los institutos armados? Todo lo contrario. El general Chiabra cumplió con su deber.
Ahora, ante el dislate presidencial, lo más honorable sería renunciar.
Carlos Espá

1 comentario:

Angelo Carella Garbarino dijo...

recuerdo perfectamente que cuando este gobierno llego propuso la repotenciacion de todas las naves aereas, y en lo que se fijaron era en las comisiones por lo bajo y en el posible ultra helicoptero presidencial, me parece escuchar a este Espa decirlo en su progamete, bueno paso el tiempo y no tomar el toro por las astas aca tenemos los resultados, pero que no se rasgue las vestiduras Sr, Espa.