viernes, enero 11, 2008

PeruRail: Racismo y Maltrato Contra Los Peruanos


Ya le señalé en un artículo anterior: Cuzco un Lugar para no visitar, sobre la discriminación racial y las miles de penurias que deben pasar los turistas nacionales y extranjeros que visitan la Ciudad del Cuzco y Machu Picchu. Y nos preguntabamos cual era el trabajo de las instituciones encargadas de velar por la imagen de nuestra Maravilla del Mundo y del Perú, y evitar que empresas inescrupulosas ( Peru Rail ), traten a los connacionales como infrahumanos, al darles un trato diferente por el color de la piel?.

¿Cuál es la ley que permite que una empresa de Capitales Chilenos usufructe la via que accede a uno de nuestros más representativos monumentos arqueologicos, y que se permita dar un trato vejatorio a nuestros connacionales?. Si no basta con los precios abusivos que las empresas Chilenas Saga Y Ripley cobran por los productos que venden ( Prendas de vestir que son expendidas el público al 300 ó 400 por ciento de su valor real. ), el trato infrahumano de PeruRail. Imagínense lo que se nos podría venir con la Ley que les permitiría invertir en nuestro patrimonio arqueológico.

Es que no tenemos autoridades con dignidad, y la suficiente capacidad para que empresas como las señaladas sean sancionadas ejemplarmente y de persistir los atropellos les sea retirada los permisos de funcionamiento.

Es lamentable decirlo, pero estamos gobernados por la misma basura de los 80's, aquella que sólo vela por sus intereses particulares y no por los intereses de nuestra Nación.

A este paso que no extrañe que los Chilenos terminen adueñandose de nuestra economía.

==============================

Denunciarán a PeruRail por actuar con discriminación y carecer de servicios
Kathia Peláez Tjelta, peruana de nacimiento, dijo que la empresa la trató mejor tras conocer su nacionalidad estadounidense.

La ciudadana peruano-norteamericana Kathia Peláez Tjelta (30), que resultó herida tras el choque de dos autovagones de PeruRail en la ruta Cusco-Machu Picchu, señaló hoy que denunciará a dicha empresa por discriminación y porque carece de un plan de contingencia para la atención de lesionados.

Peláez Tjelta aseguró, luego de abandonar la clínica particular donde estuvo internada tres días, que la empresa ferrocarrilera no cuenta con extintores en los vagones, ni cinturones de seguridad, ni la logística necesaria para la atención y traslado de heridos. Igualmente, sostuvo que en un inicio el accionar de PeruRail fue discriminatorio hacia su persona, al desconocerse su doble nacionalidad, y agregó que el trato mejoró cuando la embajada norteamericana en nuestro país intervino para pedir su traslado inmediato a una clínica particular.

"Me indicaron que permanecería por más de tres horas en la posta médica de Machu Picchu, porque no había trenes para mi traslado, que sería encargado a una ambulancia del Minsa, sin embargo, luego de la intervención de la embajada apareció un tren y se me evacuó de inmediato a una clínica particular del Cusco", aseguró.

Narró que su traslado al Cusco "fue un martirio, porque en el tren no había un lugar adecuado para colocar la camilla. Me pusieron en el piso y tuve que soportar que gente y equipaje pasen sobre mí (.) Luego, el personal de PeruRail me bajó del tren en la estación de Chilca, antes de la estación principal de Ollantaytambo, con la finalidad de eludir a la prensa que esperaba allí. Me trasladaron en un vehículo por una carretera sin asfaltar, lo cual me causó severas molestias, dado mi delicado estado de salud".

Kathia Peláez dijo que hasta el momento las conversaciones con los representantes legales de PeruRail han sido infructuosas, pues, según ella, la empresa no quiere asumir la indemnización que le corresponde.
Señaló, que el asesor legal de PeruRail le manifestó que dicha empresa indemniza con 1.000 dólares de registrarse atropello de campesinos y choque contra vehículos y ganado.

A su turno, Renato Aguirre Abarca, abogado de Peláez, detalló que la denuncia ante el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) versará, principalmente, sobre las deficiencias de las medidas de seguridad, sistema de emergencia y planes de evacuación. También reiteró que evalúan denunciar a PeruRail por discriminación y daños y perjuicios por un monto que será calculado y probado en la vía judicial.

Según el diagnóstico médico, la afectada presenta policontusiones, traumatismo encéfalo craneano (TEC) con edema cerebral y traumatismo abdominal. Kathia Peláez viajaba a Machu Picchu acompañada de su esposo, el norteamericano Kenneth Tjelta (44), su hijo Gustav K Tjelta (15 meses), y su hermana Victoria Peláez Ramírez (18).El incidente ocurrió aproximadamente a las 9 a.m. del último martes, en el sector de Pampacahua, a la altura del kilómetro 99,250 de la línea férrea. Las causas son materia de investigación. La empresa informó que el choque de los autovagones también dejó herida a su empleada Evelyn De la Flor (21).

Fuente: El Comercio

4 comentarios:

Manito de cuy dijo...

Estas cosas sólo pasan en nuestro país, donde una camarilla de ineptos tienen las riendas del poder con el único propósito de llenarse los bolsillos.

¿Se imaginan a un peruano con algún tipo de negocio en USA, intentanto discriminar a algún yankee?. Pues enseguidita le meten un buen puntapié en el poto y seguro que hasta la carcel no para.

Pero aqui, tenemos autoridades (?) que simplemente o están pintadas en la pared, o son cómplices o son parte del negocio y por ello reciben una remuneración.

Basta ya de tanto abuso y desconsideración. Tengan un poco, aunque sea un poco de dignidad, amárranse bien los pantalones y hagan cumplir la ley.

MANGA DE BADULAQUES Y COBARDES !!!

QUE SE VAYAN TODOS !!!
QUE SE VAYAN YA !!!

.

laura_carolina dijo...

Soy una chica peruano-venezolana y hace una semana estuve en el Cusco. Me pareció maravilloso y los lugareños me trataron demasiado bien. Lo que sí me pareció una basura fue el tren. Lo único que impidió que alguien se quejara fue el paisaje porque mitigaba toda la rabia de pagar US$96 y que nisiquiera te dieran un mate de coca para evitar que te pegara la altura. La pintura de los asientos se estaba cayendo, estaban increiblemente sucios, el tren estaba pésimamente conducido, no tenían nisiquiera a una enfermera a bordo (a un hombre le dio soroche y tuvieron que esperar a la próxima estación para bajarlo). Es absurdo que ni primeros auxilios tengan!!!!, que no te ofrezcan ni un vaso de agua, que no te ofrezcan siquiera un tren moderno (poprque estoy más que segura que esos son los mismos de antes)...Que indignación pagar tanto dinero por eso, que indignación que no le den un mísero descuento a los peruanos, que indignación que los universitarios cusqueños salgan a protestar y no se le de ninguna importancia...y lo peor de todo que lo vean como una lucha entre apristas y no apristas!!!

Fredy dijo...

Efectivamente Laura Carolina, esos son los mismos trenes de ENAFER, deben tener mas de 30 años, basta ver el humo que emiten

Ursula dijo...

Acabo de regresar del Cusco, y si bien el viaje fue espectacular, lo unico que lo malogro fue la pesima atencion de Peru Rail. Los turistas peruanos somos tratados como basuras, solo faltaba que nos dieran una patada al subir y bajar del vagon, por lo demas, desde la venta de pasajes obligandonos a ir personalmente con nuestros DNIs, hacer cola de madrugada, vendernos los boletos para el horario que ellos quisieron y no lo que quisimos nosotros, y encima, el tren que debia partir a las 9.30 pm no salio porque la locomotora se malogro... claro que esto lo supimos mas de una hora de retraso despues, y teniendo que ir a ver personalmente que pasaba porque nadie se digno a explixar a los pasajeros el porque de la demora; luego decian que llegaria otra locomotora y que engancharian solo los vagones de extranjeros....ahi si todo el mundo se enardecio... Finalmente salimos a las 12 de la noche, en el vagon habia gente de toda edad, ancianos, criaturas, etc, y ni un vasito de agua, nada. por cierto que tampoco hay cinturones de seguridad y los asientos suelen estar sucios y solo 'se limpian' con la ropa del que se sienta... hace varios años viaje en el servicio de Enafer, y aunque no era la gran cosa, el trato era mucho mejor y los boletos se podian comprar con tiempo, no de madrugada... Y claro, de hecho son los mismos viejos vagones, solo con distinta pintura.