jueves, marzo 08, 2007

Apristas Ocasionan Violencia En Cayalti.






Tal y como lo habia detallado, el fallo del poder judicial ( ente envuelto en escandalos de corrupción ), y bajo el patrocinio del doctorcito García y Javier Velásquez. Propició actos de violencia el dia de hoy en Cayalti. Cuando un grupo minoritario de personas quisieron ingresar a la empresa, amparados bajo este polémico "fallo".


El pasado 15 de agosto ( año 2006 ), el presidente Alan García presentó en Palacio de Gobierno a un grupo de trabajadores de la antigua Cooperativa Agroindustrial Cayaltí que, gracias a una resolución del Tribunal Constitucional, serian reincorporados a esta empresa, de donde habían sido despedidos.
Estos ex trabajadores de Cayaltí, que representan menos del 10% de los socios de la ex cooperativa, fueron los últimos clientes de Alan García mientras se desempeñó como abogado.
Pero el anuncio de García y la resolución del TC han causado revuelo en Cayaltí, en Lambayeque, en el corazón del sólido norte aprista. Allí, los actuales trabajadores, que son poco más del 90% de los socios, se niegan a aceptar la reincorporación del otro 10% mientras ellos no firmen los acuerdos laborales que ellos sí firmaron hace dos años y que les costó renunciar a una serie de derechos con el objetivo de ver su empresa reflotar y volver a cobrar un sueldo digno.


Una semana después del anuncio del Presidente y del fallo del TC, los trabajadores que se ven afectados organizaron una marcha en Chiclayo para protestar contra el fallo. En la otra esquina, la parte patrocinada por el congresista Velásquez Quesquén y por el presidente García también ha salido a las calles de la capital de Lambayeque el día de hoy.


El presente reportaje se realizó en Cayaltí. Donde la mayoría de trabajadores de esta cooperativa se mostraron sorprendidos por el anuncia del presidente Alan García, y por la interferencia del congresista Javier Velásquez Quesquén en el caso.
A la luz de estos hechos, el presidente Alan García ha cometido el error de no saberse apartar de su caso a tiempo. Al contrario, le dio una fuerza tremenda al presentarse, junto al otro abogado que además es un congresista, para anunciar que habían ganado el proceso.


Pero lo más grave es que en el tema de fondo el Presidente se está contradiciendo. Ayer, cuando en una conferencia de prensa habló de las protestas y criticó a la izquierda radical que se ha acostumbrado a reclamar por reclamar y a vivir oponiéndose sin ofrecer soluciones, entendimos que el Presidente está en contra de la defensa cerrada de un concepto, solo por oponerse a la inversión y a la creación de empresas.


De eso se trata el caso Cayaltí. De cómo por apoyar a una minoría organizada y partidizada se puede afectar los intereses de una mayoría, que es capaz de renunciar a una serie de beneficios que existen en las ideas y en los viejos papeles, pero que no sirven para nada si no se convierten en un producto que se pueda vender.
Porque ese es el problema de fondo: el viejo sindicalismo frente al desarrollo.


===========================

Carta Enviada a la República sobre artículo escrito por Mirko Lauer:






El día de hoy 18 de febrero ( 2007 ), leo con estupor la columna del Sr. Mirko Lauer y realmente me sorprende los comentarios que hace sobre mi Ciudad Cayalti.

La ex – cooperativa Cayalti fue durante años, al igual que las azucareras de esa área; el recurso electoral de muchos polítiqueros ( un caso emblemático mister Javier Velásquez ). Cuando la ex cooperativa colapsó fruto de los malos manejos empresariales, nadie daba un quinto por reflotarla. Sin embargo las promesas y el uso demagógico nunca dejo de jugar con las necesidades de mi gente. Hoy en día las expectativas sociales y económicas de la empresa han mejorado, se ha introducido mejoras en la técnicas agrícolas, se ha diversificado la siembra, hay en camino un estudio para la construcción de una fábrica de Etanol.
La gente vive con esperanza, que es algo que años atrás jamas se tuvo. Sin embargo como nada es perfecto, el tipo Velásquez junto con el señor Alan García, lograron que un grupete de gente (aproximadamente 75 personas), que no quisieron capitalizar sus acciones para reflotar la empresa, ganarán un juicio de reposición. Es decir no aceptaron, como más del 60% de socios, jugársela para sacar adelante su patrimonio devaluado y obsoleto, pero hoy día gracias a la argucias de un poder judicial corrompido y en el que nadie confía, obtuvieron carta blanca para ingresar.

Esto Señor Director esta alterando la paz social que se ha logrado en Cayaltí; ; y hay algo más, reproduzco a continuación extractos de la investigación de la Señora Valenzuela: “Estos ex trabajadores de Cayaltí, que representan menos del 10% de los socios de la ex cooperativa, fueron los últimos clientes de Alan García mientras se desempeñó como abogado. De eso se trata el caso Cayaltí. De cómo por apoyar a una minoría organizada y partidizada se puede afectar los intereses de una mayoría, que es capaz de renunciar a una serie de beneficios que existen en las ideas y en los viejos papeles, pero que no sirven para nada si no se convierten en un producto que se pueda vender. Porque ese es el problema de fondo: el viejo sindicalismo frente al desarrollo.”


Para Culminar, al señor Lauer le recomendaría que antes de escribir sobre la realidad social de Cayalti, visite la zona para in situ palpar la verdadera realidad de mis hermanos cayaltillanos y como la esperanza se abre paso, en una tierra que por años fue un botín de intereses políticos y demagógicos.
Atte.
Ewing Jesús Falla Arévalo

4 comentarios:

Laser dijo...

No me importa Kayalti ni sus lios de campesinos apestosos.

Ewing Jesús dijo...

Con el debido respeto que mereces, a pesar de tu triste comentario; debo señalarte que Cayalti ( se escribe asi ), no es una población de campesinos apestosos. Quiza deberias dedicarte a ilustrarte y mejorar tu perspectiva de la realidad social y cultural del Perú. Asi podras mejorar tus opiniones.
Saludos

Lucho. dijo...

Ese Sr. racista de apellido o seudonimo no peruano LASER, que insulta a los campesinos de Cayalti, tine el sìcerbro reducido, para dejar su comentario, tiene derecho a escribir asi, seguramente vive en un mundo de extraterrestres para no importarles los problemas de nuestros campesinos, especialmente de Cayalti.
el Peru tiene muvha gentacha como esta, es por esto que vivimos una situacion dificil, gentacha como esta vota gob. como el de fujimori , de alan garcia y toledo. hasta cuando ? tenemos que cambiar primero la mentalidad de los que desgraciadamente votan y deciden el futuro del Peru, pero con gente como LASER, veo el futuro peruano de un color oscuro.

Ewing Jesús dijo...

Gracias por su gentil comentario. Efectivamente se nota la falta de conocimiento de parte de este "Laser", respecto a la realidad social de Cayalti ( el cual es un Distrito de la Provincia de Chiclayo ), y cuya población es 99% urbana. En sus años de apogeo Cayaltí fue un emporio agro-industrial. Lamentablemente producto de la falta de visión del gobierno militar sumado a las malas administraciones que convirtieron a esta empresa en un botin de intereses políticos y personales, colapsó produciendo miseria y atraso en la comunidad. Hoy día Cayalti esta surgiendo a pesar de los obstáculos que nunca faltan pero que no son más fuertes que la voluntad de mis hermanos cayaltillanos.