martes, diciembre 11, 2007

Juicio a Fujimori: Dilema Ético Y Moral


No hay duda de que es sumamente importante para la justicia, y para el país encontrar la responsabilidad de Fujimori en las violaciones de DDHH y determinar la pena que debe purgar si es hallado culpable de dichos delitos.

Sin embargo, sin desear aparecer como un defensor de excesos me pregunto diariamente:

  • ¿Qué habría pasado si se hubiera seguido una política de Estado más laxa frente al terror?.
  • ¿Existe en el mundo alguna experiencia en la cual algún Estado, se haya enfrentado al terrorismo, sin un porcentaje de daño colateral a inocentes ?.
  • ¿No es acaso cierto que EEUU actualmente enfrenta denuncias de violaciones de derechos humanos, en su lucha anti terrorista.?
  • ¿Podremos algún día ver a Bush sentado frente a un Tribunal siendo juzgado por ello?.
  • ¿Es lícito sopesar o poner en la balanza, el grado de tranquilidad que ahora disfrutamos frente al terror de los 80's. Teniendo como punto en contra las víctimas inocentes?.
  • ¿Puede existir un contexto histórico que atenue la responsabilidad de una persona, que encabezó la lucha contra la violencia criminal del terrorismo?.

Definitivamente hay cuestiones éticas que tomar en cuenta, no es tan fácil decir: "que mueran pocos pero que se salve la mayoria". Algunos ponen como ejemplo el caso del bus lleno de pasajeros que va por la falda de un cerro y de pronto aparece un hombre en la pista. Sólo tienes dos opciones o frenas con el peligro de desbarrancarte al precipicio o te llevas de encuentro al sujeto".

La pregunta es: ¿Qué harías tú en ese caso?.

En el aspecto de corrupción no hay duda, si una persona fue cómplice de actos de apropiación de recursos del Estado, de coimas y robo. La conclusión es clara y definida.
Es en el tema de DDHH donde se presentan los dilemas más saltantes de este Juicio.

Y para culminar, que beneficioso hubiera sido para nuestra sociedad, un juicio justo y transparente a quien ahora gobierna nuestra Patria. Un juicio con cuentas bancarias abiertas, y sin tanto entrampamiento por parte de esa cofradía de sujetos para quienes el hacer política sólo significó la defensa de alguien cuyo gobierno pasado fue sinónimo de corrupción y un desastre financiero.

=======================================

Primer gobierno aprista tuvo grupos sanguinarios

Informantes afirman que militares estuvieron implicados en asesinato de alcalde. Sin embargo, no hacen referencia al denominado 'Comando Rodrigo Franco'.
Los grupos de aniquilamiento, o escuadrones de la muerte, no solo habrían operado durante el gobierno de Alberto Fujimori. Según se indica en otros documentos de inteligencia militar de los Estados Unidos, difundidos ayer, en el primer gobierno de Alan García también se habrían formado estos grupos con la finalidad de realizar trabajos que incluyeron el exterminio de sospechosos de terrorismo.

En uno de los documentos se afirma que entre 1985 y 1990 operó una "compañía especial" de comandos que cumplía órdenes de ejecución, entre las cuales figuró la muerte del alcalde de la ciudad de Huancayo, Saúl Muñoz Menacho, llevada a cabo por personal del Ejército peruano: "un técnico de apellido Ramos y un capitán Bardales", dicen los informes -según reproduce un cable de AP- citando a informantes militares.


No obstante, en el Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) se señala que el asesinato de Saúl Muñoz, un alcalde de Izquierda Unida, estuvo a cargo de Sendero Luminoso y que ocurrió el 16 de julio de 1984.
En los documentos de inteligencia estadounidenses también se señala que la "compañía especial" se encargó de atentados con cartas explosivas, violaciones, muertes de autoridades y periodistas y, como procedimiento de rutina, mataba a sus prisioneros después de torturarlos y arrojaba los cadáveres a fosas que tuvieran elementos que dificultaran que los animales pudieran sacarlos a la superficie.

'ERRORES' CRITICADOS.
En el cable de AP se añade que el informante militar peruano que proporcionó esos detalles dijo que criticó a los soldados que ejecutaron, en agosto de 1985, la masacre de más de 69 campesinos en la localidad de Accomarca (Ayacucho) por no seguir los procedimientos indicados más arriba con los cadáveres. Esto, según aquel informante militar, habría dado lugar a que perros y otros animales los desenterraran y expusieran el caso que más tarde ocasionó una protesta internacional.


Estos documentos fueron difundidos por el Archivo de Seguridad Nacional (NSA), de la Universidad George Washington, coincidentemente con el inicio del juicio a Alberto Fujimori por violaciones a los DD.HH.
No obstante, en ellos no se menciona al denominado Comando Rodrigo Franco, el cual habría sido responsable del atentado contra el Diario de Marka (1987), el asesinato del abogado Manuel Febres Flores (1988), el asesinato de Miguel Pasache Vidal y Javier Porta Solano (1988), entre otros.

Fuente: Peru21

1 comentario:

Jenizaro dijo...

Por lo general, las guerras contrasubversivas tienden a desprestigiar a las fuerzas del orden; dada la naturaleza difusa del conflicto. Es dificil mantenerse al limite de lo legal ya q al frente se tiene a un enemigo que se esconde (cobardemente) dentro de la misma poblacion civil, y por mas trabajo de inteligencia q se haga siempre se cometen errores o excesos. No avalo ninguna politica genocida pero cada caso debe estudiarse y jusgarze dentro de su real contexto.
No soy hipocrita para no reconocer q a mis 18 años apoye el autogolpe de Fujimori; y aunque este debe responder a la justicia por los delitos de corrupcion y derechos humanos q se le imputan, no lamento para nada que en ese momento cerrara el congreZOO y demas instituciones que poco o nada hacian por el pais; ni que, a la luz de la tranquilidad q hoy nos ampara, dictara leyes "draconianas" para combatir a la lacra terrorista.
Ahora, me parece q la posicion de la fiscalia es erronea. Va a ser dificil probar q los asesinatos de la Cantuta y Barrios Altos fueron ordenados directamente por él. No hay ningun papel firmado y los diferentes testimonios se contradicen una y otra vez en todo sentido. Fujimori debe ser condenado, como Pinochet, por responsabilidad de cargo (mientras mas alto el cargo mayor la responsabilidad) y por encubrimiento (por la ley de amnistia).