lunes, noviembre 19, 2007

"Política Y Sangre Nueva"


Ahora que muchas agrupaciones políticas enfilan su norte hacía las próximas elecciones generales, resulta interesante resaltar el debate sobre el papel que juegan los nuevos valores en el seno de estos grupos.

Si analizamos de manera rápida el panorama aprista, observamos que esa fauna política esta compuesta de individuos que tienen décadas desenvolviéndose en esta suerte de club político. Algunos llevando a cuestas muchos pasivos producto del gobierno marcado por la corrupción, el robo, el uso indebido de los recursos del estado y sobre todo de la institución de la coima que reina y gobierna en este país de las maravillas.

Haga Ud. un recuento amable lector y notará que los: Garcia, Castillo, Cabanillas, Wagner, Gonzales Posada, Alva Castro, Mulder, etc. Son los mismos que gobernaron durante los 80's y que guiaron al Peru hacia el precipio económico y social del que nos costó años salir.

¿Hay sangre nueva a la vista?, si poner una cara bonita en una lista al congreso, le llamamos sangre nueva, vamos errados. Conocido es que aquí en el Perú muchas veces el macho peruano, usa la cabeza para elegir y no precisamente la que lleva sobre los hombros. Ejemplo Susy Diaz elegida como congresista por el sólo hecho de mostrar un 13 en las nalgas.

Si vamos por el lado de Unidad Nacional, vemos que salvo Francis Allisón, nadie más asoma como una promesa en ese frente. Lourdes después de las últimas Elecciones, luce chamuscada y no se tiene conocimiento de que se haga trabajo de base para buscar elementos que vayan reemplazando a los dinosaurios que componen la agrupación.

Por el lado de PP ya los vecinos de la Blogósfera, como Odisea Politica, han analizado esa situación y lo mejor que tiene ahora, es indudablemente Juan Sheput, pensar en que José León, el de los moteles y burdeles, Doris Sánchez la que colocaba a su parentela en el estado al igual que Jesús Alvarado y que usaba el avión parrandero, Daniel Mora el oficial acusado de vínculos con Montesinos, Jorge Villacorta el de los medidores de SEDAPAL, son la esperanza de este grupo; es una insensatez. Es el lastre que lleva esa agrupación y de la cual no se ha podido desprender.

Es indudable que en nuestro país, cada agrupación política tiene un cogollo que atenaza los puestos claves, y contenta a los afiliados con ciertas cuotas de poder que les permite; mantenerse vigentes a costa del descrédito y el divorcio con las exigencias democráticas que toda institución reclama.
Para culminar los dejo con este interesante artículo “Sangre Nueva”, escrito por Hernán Larraín. Profesor Escuela de Gobierno en la Universidad Adolfo Ibañez en Chile. Y que si bien esta escrito para la coyuntura chilena, no deja de sentirse muy cercano a nuestra pobre realidad.

------------------------
La clase política actual ha venido dando señales consistentes de agotamiento estructural. Entre gobiernos ciudadanos, mimetizaciones y desalojos, es posible hipotetizar que nos acercamos al fin de un ciclo, caracterizado fundamentalmente por la ausencia de proyectos políticos alternativos y la escasez de nuevas propuestas. Vivimos un declive sostenido del debate político, donde el cálculo de ambas coaliciones está por sobre sus identidades. Hoy es posible apreciar en Chile una suma de liderazgos abocados a jugar con las percepciones de la opinión pública, desvivida por las pistas que entregan las encuestas, abusando del ADN de cada sector, manipulando las líneas entre derechas e izquierdas. Todo se materializa en una contundente desafección ciudadana, con un electorado distante de la clase política, agotada de la contingencia, defraudada por la ineficiencia, el paternalismo y la falta de liderazgo. Pero por sobre todo una etapa marcada por el cansancio de una generación de políticos que parece haber olvidado que, en lo medular, su misión se juega en la elaboración de visiones colectivas competitivas y no en carreras personales.

5 comentarios:

carlos dijo...

felicitaciones este es el tipo de post que queremos leer. la prensa está llena de basura y además insisten en viejas glorias que no aportan nada de nuevo al debate. Qué es lo que dice Carlos Ferrero, Jorge del Castillo, la Cabanillas, Lourdes Florez, Antero, payasadas nada más, queremos sangre nueva donde estén jóvenes de primer nivel como Juan Sheput, Fernando Zavala, Pablo de la Flor, Allisson, Heresi el de San Miguel y otros. Pondría a alguien de la izquierda pero no conozco a ninguno. saludos.

Carlitos

Ewing Jesús dijo...

Lo interesante de todo esto es el dar a conocer a cada persona en nuestro entorno, los nuevos valores que van apareciendo. Es la conocida "radio bemba" hablando en términos coloquiales.
Ojala que en las próximas elecciones prime el espíritu de concertación y desprendimiento; sólo asi este grupo de personas que ya van emergiendo en nuestra política, como jovenes valores, podran llegar a representar la esperanza de un Perú mejor!.
Gracias Carlos por tu gentil comentario.

José Talavera dijo...

Interesante, no solo por lo que dice en sí el artículo, sino también porque nos estamos acostumbrando a poner a Chile como referencia de todo, cuando también tiene sus problemas.

Es curioso. Si uno hace un estudio comparativo en AL verá que el Perú es de los países con mayor tasa de renovación de sus congresos, pero al momento de ver a las figuras y líderes políticos, siempre son los mismos. La última gran renovación de líderes se dio en los 80's con Alan, Lourdes, Del Castillo, etc, es decir, hace 20-30 años. Son gente que ya pasa los 50 años. Los jóvenes (Allison, Heresi), por distintos motivos se quedan en lo local, no trascienden a lo nacional.

Anónimo dijo...

El articulo esta bastante bien escrito, como todo lo que sale de laboratorio o por encargo: nuestra clase intelectual (digo en latinoamerica) todo lo arregla en el papel, y si tiene un sponsor, mejor.
El tema no es nuevo: Argentina paso su epoca del "Que se vayan todos" y años despues, estan los de siempre con una careta nueva: la familia kichner. Jovenes? ninguno que no acepte doblegarse al status vigente.
Algo mas: bajo la etiqueta de "jovenes", "sangre nueva" "caras frescas" y tonterias de ese tipo queremos evadir la responsabilidad de no haber podido forjar una sociedad en la que podamos vivir, pidiendo a gritos el borron y cuenta nueva porque lo que hay, no me gusta. Somos una manga de irresponsables.

Manito de cuy dijo...

Penosamente ésta, es una carácterística de paises con institucionalidad frágil, donde el cacicazgo prima por encima de los intereses colectivos.

Si lo vemos desde una perspectiva deportiva, ocurre como en el futbol. Estamos llenos de futbolistas maduros (algunos ya francamente veteranos)que tienen en su haber muchisimos intentos por llegar al mundial, mientras las nuevas hornadas se hacen viejos esperando su oportunidad.

No hay voluntad de recambio. Miles se quedaron en el camino y se tuvieron que dedicar a otra cosa por que los mismos de siempre (con sus virtudes y sus defectos) sencillamente, con el apoyo o complicidad de muchos de nosotros, se mantienen a pesar de los pobrísimos resultados.

Los líderes partidarios son siempre los mismos y con sus decisiones buscan siempre mantener el stau quo, las dirigencias se hacen viejas mientras miles de potenciales lideres se hacen viejos esperando un turno que probablemente no llegará nunca. Persisten en la insensatez de no renovar cuadros. Es un temor generalizado al cambio

Todo ello es un problema de educación y se resuelve con educación. Hay que enseñar a las gentes y prepararlas al cambio del cambio. La vida, la naturaleza, las organizaciones siempre deben estar cambiando para mantener su viabilidad, pues el entorno cambia permanentemente. La adaptabilidad (la capacidad de adaptarse a los cambios del entorno) viene a resultar una cadena de hierro en nuestras instituciones sociales y por ello es el resultado de nuestros políticos y sus decisiones.

.