domingo, noviembre 25, 2007

El Perro Del Hortelano Ladra Nuevamente !



El Comercio ha lanzado en su edición de hoy domingo 25/11/07, un nuevo artículo de su columnista "estrella", Alan "Mitomano" García, si bien existen propuestas interesantes, hay algo en lo cual deseo centrarme ahora, y es en la parte dedicada a:

[I] Quitar al Estado la obsesión del control total.
(....risible proviniendo de alguien que quiere ser la estrella mediática de todo lo que se hace en este país)

García señala que: "Ocurre que no se abre una ventana, no se arregla una vereda, ni se pone una torre de telefonía celular sin que el Estado central, regional o municipal lo apruebe. ¿Cómo curar esta obsesión?"
Y propone:

A. Estableciendo por decreto, y de manera obligatoria, que el control del Estado sea aleatorio.
B. Fijando un plazo máximo para los estudios de la inversión.
C. Tercerizando el control de la inversión.
D. Silencio positivo administrativo.

Caso A.- Se ha demostrado hasta la saciedad, que el Perú padece de una enfermedad de leyes y decretos. Casi todos los políticos creen que la panacea para nuestros problemas nacen de la pluma y la emisión de leyes y más leyes. La solución del semáforo planteada por García, es inconsistente para este problema. Esta especie de "control de calidad" que pretende implementar, no es el más adecuado conociendo la complejidad de cada caso que se presenta ante la administración pública. Puedes aplicar este "control", para situaciones en las cuales el producto a revisar guarda consistencias y similitudes.

Quieres soluciones?, entonces limita la intromisión del Estado en aquellas decisiones que pueden ser absueltas por la autoridades locales, delega responsabilidades, fomenta la real descentralización del Estado sin temor, lidera la reforma del Estado y optimiza aquellas leyes que pueden ser sólo un obstáculo para la actividad dinámica del País.

Caso B.- Fijar un plazo máximo puede ser un juego peligroso y una puerta abierta a situaciones que lamentar. Existen estudios y "estudios", no es lo mismo el caso de una autopista, que el caso de un proyecto de exploración y explotación de minerales. Aquí no se trata de que en nombre de la prontitud, se dejen de lado la investigación y el análisis de los posibles impactos de determinados proyectos. Hacer eso significaría a la larga cosechar problemas y no beneficios.

García indica que antes se tenían inversiones malas, mediocres y buenas. Y que ahora el SNIP busca la perfección, y aduce que eso es la causa de la menor inversión. Pero no es acaso ese el fin del SNIP, evitar la luz verde a inversiones que sólo representarian gastos y pérdidas económicas. ¿O acaso la actitud de esta entidad afecta los intereses de algunas empresas afines a los amigotes del señor García?.

Caso C.- Otra vez delegar en terceros la función que le corresponde al Estado?.
Ojo que al parecer a este Gobierno no le basta la experiencia del FORSUR. Al César lo que es del César, el Estado no puede evadir la responsabilidad que le corresponde. Buscar la cooperación de las Universidades suena perfecto, pero que eso no signifique renunciar a las tareas que le atañen.

Posibles soluciones: dinamizar el trabajo del SNIP, evaluar aquellas situaciones que limitan su agilidad para resolver con rápidez, los casos que tiene sobre la mesa y sobre todo aplica la reingenieria mi querido encantador de serpientes. Recursos Humanos para esta misión los hay ¿o ya no recuerdas tu promesa de darle oportunidad a los mejores egresados de las universidades?.

Caso D.- Mucho cuidado con este silencio administrativo, como lo indique anteriormente no es lo mismo revisar el expediente de una bodeguita, que revisar el expediente de una inversión que necesita impacto ambiental, etc y por lo tanto los tiempos administrativos son distintos. Si usamos la lógica Garcia, podemos dejar la puerta abierta a muchos caballitos de troya.

Y ya que indicaste : "Estoy seguro de que los lectores agregarán otros temas que pondremos en acción para que el país abandone la política del perro del hortelano y crezca grande, más grande y con justicia social. "

Este es mi modesto aporte, saludos cordiales y bienvenidos los comentarios.

1 comentario:

Carlos Quiroz dijo...

Ollanta Humala es el Perro de Velazco-Hortelano...