jueves, noviembre 15, 2007

Diccionario Político: Para Entendernos Mejor.

Usualmente la terminología política de nuestra blogósfera, medios de comunicación, etc. Se ve matizada por una serie de contracciones, apelativos, adjetivos e infinidad de términos que hacen más colorido el debate y las puyas entre quienes optan por una tendencia ideológica u otra.
Para conocimiento de los lectores, hago un pequeño repaso de dos términos, muy de auge en estos últimos tiempos.
Mayores detalles ojear Wikipedia
=======================================================
Progres
El diccionario lo define, en primera instancia como progresista que, a su vez, es renovador, reformista, innovador. Todo eso está muy bien: ¿quién no quiere ampliar horizontes, quien no desea un cambio, quién no quiere mejorar?. Desde este punto de vista casi todos somos unos progres. Pero el diccionario queda un poco incompleto con estas definiciones pues no se adaptan a la realidad. No define lo que todo el mundo conoce como un "progre".
¿Qué entendemos por un progre?. Principalmente, se trata de un individuo movido por ideales políticos. El progre está especialmente interesado en conceptos tan loables como la solidaridad, la libertad y la igualdad (¿y quién no?) pero, en su compromiso con tales conceptos y con la idea de modernismo, suele comportarse a menudo de manera incoherente con sus pretensiones llegando a una degradación de la conducta. Y es que el progre tiene un falso progresismo porque no es persona de ideas al estar más cerca de la conveniencia propia que de la reflexión. Le importa más defender sus puntos de vista, su estilo de vida, que mejorar realmente la sociedad.
El motivo de fondo es que el progre siente que los consejos morales amenazan sus costumbres, a las que bajo ningún concepto está dispuesto a renunciar, lo cual no deja de ser una conducta innata que casi todo el mundo tiene aunque no todos desarrollan. Es por ello por lo que algún autor los califica de egoístas extremadamente reaccionarios. Efectivamente, el negativismo y el espíritu de confrontación, derivados del modernismo que siempre han tratado de mostrar y de ese afán de protagonismo que les impulsa a comparecer en cualquier acto multitudinario de "NO a algo", hacen de ellos seres molestos para todo el que persigue la armonía y la disciplina. Les encanta polemizar.
Además hay que destacar su instinto de rebaño porque un progre solo no es nada: necesita rodearse de los suyos, necesita un consenso antes de pronunciarse. Pudiéramos afirmar que el progre va a la contra pero a la vez se mueve al compás de su gente. El progre muchas veces no puede decir lo que piensa por miedo al "qué dirán los míos o los de más allá" (o, a lo mejor, es que no piensa)
Y digo yo… ¿quién es más dogmático: un progre o un conservador?. Sinceramente, no lo sé. Lo que sí sé es que a mí los dogmas no me gustan. Quizá éste sea el motivo de que me halle distanciado de la Iglesia, por ejemplo.
========================
Caviares o Izquierda Caviar
Fue Daniel Benoits, un periodista francés, el que acuñó la expresión hace más de dos décadas.
Esta expresión se traduce de otra francesa equivalente: gauche champagne que hace referencia a los políticos de izquierda radical de buena familia. La palabra caviar viene del turco haviâr, que designa una conserva de huevos de esturión, la cual es muy cara; por lo tanto su significado también puede derivar en un símbolo de la vida de lujo.
Esta expresión hace referencia directa a políticos de la izquierda, que a pesar de su origen socioeconómico alto, profesan políticas de izquierda radicales e incluso sus criticas más ácidas son dirigidas a gente de su mismo origen socioeconómico.
Últimamente la expresión "izquierda caviar" se ha vuelto lugar común en Perú, pues es usada contínuamente por algunos grupos de políticos y periodistas autonombrados liberales, para tratar de ridiculizar a sus oponentes o justificar su entreguismo.
Según el analista peruano Eduardo Bueno León, en el Perú, la izquierda caviar, la conforman aquellos miraflorinos (del distrito limeño de Miraflores) y ex-estudiantes y profesores de la Universidad Católica (PUCP) que participaron en el partido Izquierda Unida y que, en su mayoría le dieron la espalda a don Alfonso Barrantes Lingán, ya sea disputándole el liderazgo (caso de Henry Pease) o criticándole a mansalva, destruyendo su legitimidad (caso del PUM), o practicando el oportunismo, tratando de "terciar" entre corrientes (caso de los cristianos de izquierda como Rolando Ames).
Al final a Izquierda Unida la destruyeron los grupos terroristas Sendero Luminoso y el MRTA que pusieron en evidencia sus contradicciones, la caída del Muro de Berlín y la derrota del sandinismo, que destruyeron sus mitos movilizadores, la crisis del primer gobierno aprista, al cual dejaron solo cuando se enfrentó a la burguesía bancaria e industrial transnacional, negándole los apoyos necesarios y jugando suicidamente al antiaprismo, sin reparar que parte importante del discurso sociológico radical de Alan García provenía de sus teóricos y sin considerar que el hundimiento del APRA abría las puertas a proyectos fascistoides como el ultra neoliberalismo de la alianza de centro derecha Fredemo y el nuevo poder cansado de los políticos traidicionales que se encarnó en Fujimori.
La izquierda caviar, siempre siguiendo a Bueno León, ha demostrado ser oportunista, ser arrogante, cuenta con un mercado de financiamiento propio a través de las ONG´S, fundaciones norteamericanas y también recibieron fondos del fujimorismo (Diego García Sayán, Enrique Bernales). Se consideran a sí mismos los oráculos de la sociedad peruana, aunque sólo produzcan lugares comunes (Julio Cotler) y en su mayoría han transitado del marxismo-leninismo y el mariateguismo al neoliberalismo con zapato y todo (Fernando Rospigliosi).

No hay comentarios.: