viernes, octubre 19, 2007

AMBULANCIAS CAMION !!!!

Como para no creerlo !!!. En tiempos de Toledo mínimo el Apra ya hubiera armado todo un escandalo para "tirarse" al Ministro del Sector, implicado en la denuncia. Pero como es clásico en este club político, se hace espíritu de cuerpo para salvar a los compañeritos.
¿A que nivel ha llegado el grado de podredumbre en las esferas de gobierno?.
¿Es que cada día seguiremos siendo testigos de nuevos destapes, de nuevas corruptelas?.
¿Es este el cambio responsable?
¿Es este el candidato de los pobre y oprimidos?:
"Veamos. Si al doctor García le abren las puertas del Regatas, como sin duda sucederá, deberá abonar, de entrada, 30,000 dólares, más 10% de esa cuota por cada hijo. Esto hace una suma de 48,000 dólares –incluyendo al precioso Federico Danton, que parece ser el real y comprensible motivo de esta postulación–."
Columna de César Hildebrandt ( Diario La Primera)
Vallejitos ten verguenza y principios .. Lárgate a tu casa
===========================================

Congresista Daniel Abugattás destapa nuevo escándalo en adquisiciones del sector Salud durante la gestión de Mazzetti, concluidas con el ministro Vallejos.
Ambulancias camión le vendieron al MINSA
Pobre Perú. Por donde se pone el dedo salta la chilena Gildemeister. A lo que ya sabíamos de los patrulleros de Mazzetti y las ambulancias de Vallejos que inauguraron el ciclo de las compras finalmente anuladas de este gobierno –con su estrella máxima, el ministro Alva Castro-, se suma ahora una denuncia del congresista nacionalista Daniel Abugattás sobre un lote de ambulancias para el Hospital Nacional Arzobispo Loayza adquiridas por licitación el 19 de abril de 2006. El ganador de dicho proceso fue -cómo no-, el consorcio chileno de importación de automóviles Gildemeister, a través de su sucursal Maquinaria Nacional S.A. (MANASA) que habría alcanzado el mejor puntaje en la evaluación total.
La propuesta técnica del ganador correspondía a un vehículo de marca Hyunday H-100 HD TD1-2006, modelo Porter, con un precio unitario de 312 mil 496 soles, que según la denuncia está originalmente diseñado para el transporte de carga no humana. Se trataría de un pequeño camión de una cabina, con carrocería abierta y adaptado con una “caseta médica”, de fabricación artesanal, que no cumple con los estándares técnicos solicitados en las mismas bases, en aspectos fundamentales como potencia del motor, capacidad de tanque, longitud útil, altura de las puertas traseras, volumen de carga útil, etc.
La propia cartilla de presentación elaborada por MANASA para promover la venta de su vehículo confirman la seriedad de la denuncia: “…permiten que el H 100 se configura perfectamente para satisfacer las necesidades de su negocio”, “…el nuevo H 100 hace posible un trabajo más rápido y eficiente de carga y descarga de hasta 1,000 Kg. El cierre con picaporte de las paredes laterales y el cerrojo a la puerta trasera son medidas extras de seguridad y protección para su cargamento”.
Por lo que debemos deducir o que los enfermos del Loayza serán tratados como “cargamento” o el vehículo de marras tenía definitivamente otro propósito cuando fue construido.
Otras irregularidades
Abugattás advierte otros graves vicios en el proceso de adquisición de ambulancias para el Hospital Loayza:
(a) se incumplió con el reglamento de la ley de contrataciones y adquisiciones al modificar en pleno proceso el comité de selección, sin que hubiese una motivación clara para ello, por la simple razón que cambió el director del hospital, lo que lleva a suponer que este funcionario buscó personas de su confianza;
(b) el documento que aprueba las bases de la licitación fue emitido antes que la dirección del hospital recibiera la propuesta de la Oficina de Logística que estaba dando por aceptada, lo que quiere decir que la aprobó sin conocerla o que había intervenido para su elaboración;
(c) el comité que revisó los documentos de MANASA tenía que haber observado que no estaban cumpliendo las especificaciones técnicas;
(d) el contrato de compra no se firmó dentro de los quince días de ley, lo cual es de por sí causal de pérdida de la buena pro, sin embargo se mantuvo el proceso;
(e) los vehículos no fueron entregados en la fecha concordada (60 días después de la firma del contrato), sino mucho tiempo después (enero de 2007), lo cual habría supuesto sanciones (10% del valor por cada día de mora), y ninguna intervención del Ministerio de Salud en las gestiones de Mazzetti y Vallejos;
(f) el Ministerio de Salud fue enterado oficialmente de estos hechos en octubre 2006, pero no tomó ninguna acción al respecto;
(g) los vehículos adquiridos aparentemente se encuentran no operativos, paralizados en una de las cocheras del Hospital Loayza, al solicitar información sobre ellos no hay respuesta de las personas encargadas.
Raúl Wiener
Unidad de Investigación
La Primera

No hay comentarios.: