miércoles, agosto 29, 2007

Fraternidad o Conchudez Aprista ? !!

Un artículo para tener en cuenta.
========================================
La fraternidad aprista no debe ser complicidad.

Una fortaleza del Partido Aprista es la solidaridad que prima entre sus integrantes, especialmente en los momentos complicados. Esto no quiere decir que las desavenencias en su interior sean inexistentes. Por el contrario, abundan y con frecuencia no las pueden ocultar. Pero cuando las papas queman, el cierrafilas se impone, incluso entre quienes se tienen una animadversión antigua.

En principio, antes que un defecto, esto constituye una virtud en una agrupación política, pues representa una expresión de que, más allá de las controversias internas, sus miembros poseen una sensación de futuro compartido que desean preservar.
Sin embargo, el riesgo de una actitud como esa es que la fraternidad se malentienda y llegue a convertirse en complicidad. Esto sucede cuando uno de sus integrantes comete una infracción o se ve envuelto en una irregularidad y, entonces, todos sus compañeros se disponen a salvarlo a través del encubrimiento de su accionar negativo.

Eso es lo que está sucediendo, lamentablemente, en el caso de la congresista Tula Benites, a quien este diario ampayó, de manera flagrante, en una situación sumamente engorrosa por la contratación irregular de un 'empleado fantasma'.

Benites es una congresista sin mayor relevancia en el Parlamento, con una producción legislativa del montón. Posee, sin embargo, importantes conexiones con el poder político y judicial que la hacen sentirse dueña de chacra que cree que puede hacer lo que le viene en gana.

En ese sentido, pocos políticos pueden darse el lujo de contar con respaldos tan sólidos como el del presidente Alan García, quien el mismo día en que publicamos la denuncia del 'empleado fantasma' salió a defenderla públicamente; del ex presidente de la Corte Suprema Walter Vásquez Vejarano; o de varios compañeros de bancada en el Parlamento que, como José Carrasco Távara, se han arriesgado a protegerla de un modo grotesco.

La fraternidad aprista no puede convertirse en complicidad, pues eso daña la credibilidad del partido y del gobierno ante la población. Tula Benites debe ser sancionada.
Augusto Alvarez Rodrich

2 comentarios:

Raulín Raulón... dijo...

Eso es cosa de cualquier sistema partidista, tío. Allá los burgueses, ignorantes, ingenuos, que todavía creen en las asociaciones políticas desprendidas...

Por cierto, este blog es parte de mi selección oficial. Saludos.

Manito de cuy dijo...

Hi. How about you?.

Welcome again.
.