sábado, diciembre 30, 2006

Imperialismo Caviar

Hoy, no tengo ganas de opinar sobre algún tema en particular. Es un dia de mierda, lees las noticias y te enteras de los atentados que ocasionó la muerte de Sadam; repito... hace tiempo me dijeron que los yankees era estúpidos, hoy nuevamente lo vuelvo a confirmar.
En fin siembra vientos y cosecha tempestades.
Les paso un artículo sobre la Cojuda Corte.
===========================================

En teoría, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) constituye un organismo supranacional que garantiza la protección de los derechos básicos de todos los ciudadanos del continente. En la práctica, es una super ONG integrada por los más selectos caviares latinoamericanos.
Y ya sabemos de qué pie cojean estos izquierdistas de salón. Para ellos, como para las ONG que han hecho del tema un jugoso negocio, proteger los derechos humanos significa callar –o condenar de manera ridículamente débil– las atrocidades cometidas por grupos terroristas (que ellos prefieren llamar guerrilleros) y satanizar permanentemente a las fuerzas armadas.
La cuestión de los derechos humanos se ha convertido en herramienta utilizada por las ONG para erigir a la CIDH en una especie de megagobierno que por imperativo legal obligue a las democracias de la región a someterse a su agenda ideológica. En otras palabras, se ha vuelto un brazo imperialista de los caviares.
Las “violaciones a los derechos humanos” que denuncian las ONG y acoge la CIDH siguen siempre el mismo patrón: a los que se “levantan en armas” no se les toca ni con el pétalo de una rosa. Y a los que por orden del Estado ponen el pecho para defender al país, se les persigue y convierte en criminales.

En cambio, los campesinos degollados, los civiles volados en pedazos por coches bomba, los militares y policías muertos en combate o que han quedado lisiados de por vida en defensa del Perú no tienen la menor importancia.
Y pobre de aquel país que se atreva a juzgar a los terroristas en tribunales militares, porque la CIDH pone el grito en el cielo. Y claro, la “democracia boba” suele prestarle oídos, como fue el caso entre nosotros con la insensata decisión del TC de anular los juicios en el fuero castrense.
Esta vez, sin embargo, la CIDH ha superado todos los niveles de vesania imaginables, al ordenar no solo indemnización para los criminales, sino también ¡monumentos y homenajes de desagravio!
Si estos caviares tienen traumas porque en el fondo admiran el “coraje” de los “guerrilleros” que se “alzaron en armas” mientras ellos no pasaban de filosofar en cafetines, que consigan asesoría psicológica, que dólares no les faltan para sesiones de terapia. Pero que no alivien su complejo de inferioridad lanzando un escupitajo disfrazado de legalidad en el rostro de los peruanos.
Uri Ben Schmuel
uribs@larazon.com.pe

2 comentarios:

Fred dijo...

Jajajajaja
otra columna de Uri Ben Schmuel que lo pinta enterito es la que colgó UTERO DEMARITA sobre PANIAGUA.

http://ocram-peru.blogspot.com/2006/10/montesinistas-atacan-paniagua.html

como dicen algunos comentaristas, es un lameculos de la dictadura. ¿Y tú?

Anónimo dijo...

Bueno si el tipo es un lameculos, es su maldito problema, lo que no me parece adecuado es eso de indemizar a quienes sembraron el terror y la muerte. Es fácil estar detras de escritorios, manejar autos lujosos y escupir sentencias de ese tipo; pero quienes sufrimos esa época de terror y barbarie sabemos exactamente lo que se sufrió aqui.
El resto es sólo cuento !