viernes, octubre 20, 2006

El Negocio de la Rubeola !

Como para recordar las malas mañas que siempre caracterizaron a los compañeritos de la Av. Alfonso Ugarte.
=============================================
¿Setenta millones de soles en vacunas que no son imprescindibles compradas a un pediatra aprista?
Dice el doctor Alan García que quieren parar al Perú las ONG que cuidan el medioambiente (“porque parecen estar trabajando para otros países”) y “los que tienen desaliento y depresión” (“porque quieren infundirnos su pesimismo”).
En cuanto a las ONG que cuidan el medioambiente depredado por las mineras y sus socavones, que se defiendan solas. En cuanto al segundo punto, como se dice en el Congreso, la verdad es que yo me he sentido aludido como si de un cruzado al mentón se tratara.
Porque, en efecto, me causa desaliento y depresión que Alan García nos vuelva a gobernar y porque siempre he creído que el pesimismo es una manera de estar al día en los asuntos de la cosa pública, o sea, como dicen los expertos, que el pesimismo es una variable de la información.
Por ejemplo, me deprime que el niñito Federico Danton García Cheesman esté allí, con su añito y diez meses de edad, poco menos que escondido cuando debiera, como los hijos de cualquier príncipe, iluminarnos con su realeza y sus gracias.
También me deprime que la señora Elizabeth Roxanne Cheesman Rajkovic, tan guapa ella, esté archivada por decreto cuando debiera animarnos con su inteligencia desde algún programa social alternativo, que eso es lo que se hace cuando hay justicia en la gran familia.
Porque ella es una economista que podría aportar al debate público. Al fin y al cabo ya lo hizo en 1986, con su precoz ensayo, publicado por el Instituto de Estudios Peruanos, en torno a las políticas de reactivación demandadas por la megacrisis de 1930.
También me desalienta que el señor García gaste 22 millones de dólares en comprar vacuna para la rubéola y se la compre a Esque Group, una empresa que abastece a las Farmacias del Pueblo –que son del Apra– y cuyo presidente del directorio es el pediatra aprista Hugo Díaz Lozano, médico del niñito Federico Danton García, amiguísimo del doctor Alan García y sabedor de que la rubéola no es ninguna amenaza en el Perú. Veamos los datos del Ministerio de Salud: en los últimos cinco años se han presentado en el país 5,200 casos de rubéola, ninguno de ellos mortal.
Y en lo que va del año, según datos del doctor Herbert Cuba, sólo ha habido 300 casos de rubéola a nivel nacional. ¿Gastar 22 millones de dólares, más de setenta millones de soles, en prevenir lo que ya está descartado como reincidencia en un país donde hay hospitales públicos a los que les falta gasa y guantes de goma?
¿Qué pasa, doctor García? ¿Volvemos al asunto de las comisiones? O sea, ¿nombramos una comisión para que investigue este disparate que huele mal?Ahora bien, que el desaliento y la depresión visiten de vez en cuando a quienes miramos al doctor García con desconfianza no quiere decir que aspiremos a “parar el país”.
Al Perú no lo para nadie en su carrera hacia la amnesia endémica, la criollada como norma, las compras sin licitación, las coimas que saldrán por el caño y el desagüe, los caricaturistas que cobran por lo bajo y los matones congresales que anuncian su boda con sus pares del fujimorismo nipón.
¿Quiénes somos nosotros para parar al Perú en ese galope hacia la tierra prometida de Robocop, la cueva prometida de Alí y los lares de Caco? No somos nadie. ¿Acaso tenemos el poder de la Chichi, que nos distrae cada noche, o de Álvarez Rodrich, que nos entretiene todo el día?
¿O el poder de Hernando de Soto, que les dijo a los corresponsales extranjeros que era el Zinedine Zidane en el equipo peruano que “negocia” (de hinojos) el TLC con Bush y Cía?
Ni siquiera podemos hacer algo por el niñito aquel al que el futuro, siempre diferente, espera con esa cucharilla de plata que su papi tan arduamente ha conseguido.
César Hildebrandt

No hay comentarios.: