viernes, octubre 13, 2006

Cultura del deber !

Un buena columna del Periodista César Hildebrandt, y que nos refresca la memoria sobre la triste forma de actuar del doctorcito que acaba de descubrir el "Fundamentalismo Andino".
==========================================
Cultura del deber
La cultura del deber es vital para una política emparejada con la ética. Pero, como acaba de escribir César Lévano en Agronoticias, la cultura del deber la tiene que fomentar quien cumple con los suyos.
Y uno de los deberes primarios es cumplir con las promesas. Sobre todo con las promesas electorales.
De tal modo que, ¿cuál es, entonces, la autoridad del señor presidente de la República para exigirle a los peruanos que cumplan con su deber si él es un moroso de su propia palabra y un perfecto acreedor de sí mismo?
Tanto se debe el señor presidente de la República que está por declararse en quiebra de sí mismo y a punto de asistir a su mismísimo Indecopi, entidad que, en su caso, debe hallarse en alguna región próxima al duodeno.
Incumple de tal modo con su palabra que podría embargarse a sí mismo, congelarse todas las cuentas de la memoria y rematarse en subasta a martillo esgrimido y con notario al frente. Y él mismo se compraría por pedazos y a precios módicos.
Para el doctor Alan García la palabra es guiñapo que se grita y la promesa vale menos que la reputación de economista de Luis Alva Castro.
Basta con que el doctor García prometa algo para que todos nos enteremos de que esa reforma jamás se llevará a cabo, esa represa no habrá de levantarse o aquella revisión cláusula a cláusula (del TLC) fue sólo fijación oral a lo Shakira, o sea cuento puro pero sin el atenuante de las caderas libanesas que esgrime la fiera colombiana.
Cuando quieran saber de un futuro inverosímil ruéguenle al doctor García que haga la promesa respectiva.
–Doctor García: prométame que siempre viviré en la casa de mi suegra.–Te lo prometo, compañero.
Ten por seguro que a los tres meses tendrás tu depa propio puesto por el gordo Garrido-Lecca. Y puedo asegurarte, sombríamente, que al año carecerás de suegra por algún designio del destino.
Si García no hubiese prometido que dará agua a dos millones de peruanos, convencido estoy de que, al fin de este lustro, dos millones de limeños marginales habrían de tener su agua y su desagüe. Pero, fatalmente, el doctor García ha hecho una promesa solemne al respecto y temo que habrá de suceder lo de siempre.
Porque, eso sí, el doctor García siempre cumple con lo que no promete, que es una manera distraída de ser un caballero y un modo un tanto anárquico de ser cumplido a traición.
–O se van ellos o me voy yo –dijo alguna vez.Y se quedaron todos, tanto él como ellos, ellos y él, todos juntos como en una piña, aglutinados por los cadáveres coproducidos, por las muertes que a él y a ellos tanto les debían, maridados por las fosas comunes que ellos y él habían cavado casi juntos a la luz de las lámparas de kerosene puestas por Mantilla y Pete el Malo.–Doctor García: prométanos que jamás hará nada por nosotros –le dirá algún alcalde brillantísimo.
–Puede usted contar con eso, compañero –dirá García.Y a la semana llegarán las brigadas de ingenieros, los teodolitos, los campamentos y las excavadoras. Y a los seis meses ese pueblo habrá renacido a punta de inversión.
Yo conozco a un muy amigo de García que ama hablar de la cultura del deber pero que le debe a la Sunat un huevo de plata. Y le debería más si declarara todo lo que ingresa, aunque, claro, para eso habría que torturarlo en una celda de la Gestapo.
Y conozco al ex director de un periódico que le vendió publicidad al Banco de Crédito y no ingresó dichos dineros a la contabilidad de la empresa y ahora también habla de la cultura del deber.
Y ese muy amigo de García presiona ahora a una publicación para ver si el propietario actual se la vende a otro amigo de García, con lo que García se desharía de un problema y adquiriría otro felpudo para limpiarse las patas cuando llueve.
Y todos esos hablan de la cultura del deber. Deberían de irse pal’ carajo, aunque no haya promesa de por medio.
César Hildebrandt
Tomado del Diario la Primera
www.laprimera.com.pe

1 comentario:

Anónimo dijo...

jajajaja como cábala es buenaza. Dr García prometa que me quedaré sin un sol.
Seguro mañana me saco la tinka. jajaj