viernes, setiembre 29, 2006

LLamando A Stanford

Una buena iniciativa que debemos compartir, y que los demás sepan el fabuloso manejo que le dio La Karp a los fondos que debieron servir para mejorar la calidad de vida de las poblaciones indigenas más necessitadas.
=====================================
Saluden a Hennessy
1) Hace un tiempo lanzamos una serie de iniciativas rápidas y fáciles para mejorar la vida de nuestros compatriotas. Como podrán observar en la página 11, es perfectamente factible vender GLP a granel, como se hace en EEUU, Uruguay y Canadá. Uno puede comprar un baloncito de tres kilos y llenarlo en los grifos a 5 soles cuando se acabe. Es igualito que recargar un encendedor (todos usan GLP). Te salteas directamente la cadena de distribución, que encarece muchísimo el producto final, y compras de acuerdo con tu bolsillo. Miren cómo han sido de exitosas en nuestro país todas estas campañas de reducir el tamaño de diversos productos (cajetillas de 5 unidades, arroz en paquetes de ½ kilo, sachets de champús o salsas, golosinas en presentaciones más chicas, etc…). ¿Por qué Petroperú no masifica esto? Pongan a la venta los baloncitos y eso llevará a que se instalen más surtidores de GLP en los grifos. 2)Como me indigna bastante que Eliane Karp se haya ido de manera tan clandestina de nuestro país y ahora no quiera presentarse a la justicia mientras la ingenua Universidad de Stanford la ha contratado por ser supuestamente una gran experta en gestionar temas indígenas (¿habrán escuchado la palabra “Conapa”?), recomiendo a los lectores que compartan este malestar que vayan a contárselo a John Hennessy (telf.: 001-650-723-2481; fax 001-650-725-6847. Y su e-mail es president@stanford.edu), el cándido rector de esa institución. Los gringos son bastante, bastante sensibles a la opinión pública. Los escucharán. Bombardéenlo con comunicaciones. 3) No me sorprende que Lula gane este domingo en primera vuelta a pesar de los múltiples escándalos de corrupción que sacuden a su gobierno y que es imposible que él ignore. Eso demuestra lo condescendientes que somos los latinoamericanos con la corrupción. Aquí nomás miren cuánta gente votó por los fujimoristas estando tan fresco lo que pasó y cómo quedaron por las patas de los caballos aquellos candidatos presidenciales (como Susy Villarán) que hicieron del tema moral su bandera central electoral. El “no importa que robe mientras haga obra” está vivito y coleando en nuestras pendejas masas. Lula tiene millones de votos comprados con sus programas sociales, pues el Estado brasileño le entrega un promedio de US$25 a cerca de 11 millones de familias, y por eso a millones les importa un comino toda esta corrupción. Incluso se estima que el 70% de los congresistas brasileños, la mayor parte embarrados, serán reelegidos. Apuesto que a su antecesor Collor de Mello no lo destituían de haber tenido algún programa similar. Voto comprado, dirían los escépticos. Como el Pronaa de Fujimori. Tal vez el voto voluntario sea el único remedio. Y hay pueblos definitivamente brutos, aparte de corruptos. Todo indica que el chavista Correa, el Humala ecuatoriano, ganará allá. Bueno, cada uno tiene lo que se merece y vota por aquello con lo que se identifica. ¡Y ese Evo! Mejor, menos competencia.
Aldo Mariátegui
Tomado del diaro Correo

No hay comentarios.: