viernes, junio 10, 2005

Un Congrezoo que nunca cambia !!.

Un buen artículo de Aldo Mareategui sobre lo que nunca falta en el gran Pozo Séptico llamado Congreso.
=================================
Un Congreso desastroso
Si me preguntan cuál de las comisiones del Legislativo es la peor, le respondería que Constitución. Y eso no por culpa de su presidente, Aurelio Pastor, sino de sus integrantes, que a menudo no acuden a las sesiones y éstas se levantan por falta de quórum. Allí se encuentran iniciativas legislativas importantes (reforma electoral, fin de la “muerte civil”, etc.) para reconciliar a la ciudadanía con la política, pero estos caballeros no acuden sólo por saboteadores, porque simplemente no quieren que cambie nada para mejor. Ya pronto se acabará la legislatura vigente y se siguen levantando las sesiones por falta de asistencia, como ayer. ¡Un escándalo! Y si algo irrita mucho al ciudadano es ver cómo alguien que roba celulares, equipos de música, arrancha carteras, etc. sale al día siguiente campante a la calle a volver a hacer lo mismo. ¿Los congresistas viven en otro país? ¿No los asaltan? ¿Qué esperan para dar una norma que impida esto o se sancione la reincidencia criminal en lugar de proponer imbecilidades como regalías forestales? Pero no, vemos al legislador Olaechea tratando de “flexibilizar” el Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP). Este fue creado en el 2000 para que se evalúe con detenimiento en qué se van a gastar los recursos públicos y no se dilapiden en “elefantes blancos”, en estupideces sin retorno económico y social. Pero claro, eso no les gusta a los políticos. Como el dinero público es de todos y de nadie a la vez, pues a tirarlo al inodoro para buscar ser reelectos. Y la Comisión de Energía, especialmente el congresista Heysen, no quiere que baje el precio de los balones de gas ahora que tenemos a Camisea. Resulta que éste se vende internamente con el parámetro de “paridad de importación”, es decir como si lo estuviéramos trayendo del extranjero, cargándole fletes, etc. Se olvidan de un pequeñísimo detalle: todos nos sacrificamos y pagamos el tubo de Camisea con un extra que nos cobraban en el recibo de luz con la esperanza -y promesa- de que después bajaría el precio del gas local, así que no me vengan a defender un precio libre (y esto lo dice un liberal) basado en un supuesto ficticio (importación) sin tomar en cuenta este “pequeñísimo detalle”, que amerita ampliamente cambiar el criterio de paridad en este caso específico. ¿O trabajan para Pluspetrol, que ya bastante va a ganar con la exportación (¡y precisamente a través de un tubo que todos le subsidiamos!)? De estos mercantilismos abusivos después se agarran los rojos para atacar a la economía de mercado…
ALDO MARIÁTEGUI
amariategui@epensa.com.pe

No hay comentarios.: